INTRODUCCION

Una de las causas más comunes de accidentes en niños menores de 5 años es la ingestión de sustancias tóxicas. En algunos casos se subestima la frecuencia real de las mismas debido a que su informe no es de carácter obligatorio. En la mayoría de los casos, el agente ingerido tiene efectos mínimos o no es tóxico en realidad, pero en otras ocasiones los efectos secundarios ponen en riesgo la vida del niño.

En las intoxicaciones su génesis es una mezcla compleja de factores relacionados con el niño y el grupo de edad a que pertenece (el hospedero), con los tóxicos y venenos responsables (el agente) y con las condiciones que determinan la exposición a estos últimos (el ambiente). El diagnóstico de las intoxicaciones, su tratamiento racional y su prevención se fundamentan precisamente en el conocimiento de este complejo hospedero-agente-ambiente. Las características del complejo pueden variar en el curso del tiempo o de acuerdo a las condiciones regionales de la población estudiada. Por ejemplo en los Estados Unidos de Norteamérica, 80 a 85% de las intoxicaciones son accidentales y los agentes responsables predominantes son los químicos de uso doméstico; solo 15% del total de exposiciones son originadas por medicamentos. En contraste, al menos en la Ciudad de México, más de 70% de las intoxicaciones en la infancia son causadas por medicamentos y el mecanismo de exposición más frecuente es la yatrogenia.

La disminución de la morbi-mortalidad por intoxicaciones depende de la difusión de programas de adiestramiento familiar en el uso de sustancias, medicamentos y productos, así como la intervención rápida y apropiada de personal entrenado.